HASTA EL 19 DE ABRIL

Jornadas de Geopolítica, manual para reconstruir el puzle cambiante del orden mundial

Jornadas de Geopolítica, manual para reconstruir el puzle cambiante del orden mundial
Mesa inaugural de las XVI Jornadas de geopolítica y geoestartegia
Mesa inaugural de las XVI Jornadas de geopolítica y geoestartegia  

Un puzle ilustra el cartel que anuncia las decimosextas Jornadas de Geopolítica y Geoestrategia que organizan al alimón la UNED y la Comandancia General de Ceuta. Se trata más exactamente un puzle sin terminar, metáfora de un mundo cada vez más complejo y cambiante sobre el que estas Jornadas tratan de dar respuesta o, al menos, hacerse preguntas. Esta decimosexta edición abordará la reconfiguración de un orden mundial que hasta hace no tanto estaba dominado por dos grandes superpotencias  y donde tras la Guerra Fría  y la desintegración de la URSS dejó a Estados Unidos como la superpotencia solitaria, the ‘lonely superpower’ y que ahora se reconfigura a pasos agigantados como un mundo multipolar con una superpotencia en declive para unos, Estados Unidos, y dos países al alza con muy diferentes estilos. Rusia y China.

Ese es el tablero en movimiento que presentó Carlos Echeverría, doctor en Ciencias Políticas por la Complutense y director de estas jornadas que aprovechan, además, para rescatar en su XXV aniversario la teoría del Choque de Civilizaciones planteada por Samuel Huntington en 1993; analizar las nuevas estructuras de poder y el presunto debilitamiento de EEUU; estudiar las nuevas amenazas como el cambio climático o el terrorismo, las ciberamenazas o escenarios como el de Siria, dominado por Rusia, Irán o Turquía, que evidencia el desplazamiento del protagonismo de la superpotencia.

“Aún le quedan muchos años de superpotencia a Estados Unidos”, vaticina Echeverría al analizar el mapa geopolítico de la segunda década del siglo XXII, aunque la geopolítica (y estas jornadas en particular) analizan los procesos, su evolución, y EEUU aunque sigue siendo la única superpotencia, presenta síntomas de que su liderazgo solitario se resquebraja mientras “China avanza rápido” y Rusia exhibe su resiliencia y “resiste y marca tendencia”. Tres actores principales a los que hay que añadir otros secundarios, como los emergentes como India o viejos actores con un nuevo papel más activo, como Japón, que presionada por la cercanía de Corea del Norte y China y el menor compromiso de defensa de EEU con Donald Trump en la Casa Blanca asumen la necesidad de defenderse por si mismo.

“Además EEUU ya no es el que era en Oriente Medio”, añade Echeverría en su ponencia inaugural de las XVI Jornadas de Geopolítica y Geoestrategia. Tras el 11S, recuerda el ponente, EEUU ha elegido muy mal los conflictos en los que se involucraba lo que ha acelerado su desgaste, mientras Rusia, y sobre todo China extendían sus tentáculos y su influencias más allá de Asia, en el continente americano o en África, donde incluso tiene una base militar, así como los puertos logísticos que utiliza en su particular “ruta de la seda del siglo XXI”, como los puertos de Pireo, Algeciras o Barcelona, el “collar de perlas” con el que China toma posiciones con inversiones e infraestructuras, amén de recabar recursos naturales, siempre usando su “poder de seducción”, muy diferente a su papel en su zona de influencia directa, “donde se muestra más agresiva”. “Sin olvidar que China es acreedor de Estados Unidos, que le debe mucho dinero”, añade Echeverría. Así y todo, insiste, a EEUU aún le queda poder militar y nadie es capaz siquiera de acercarse a los niveles de inversión y desarrollo en este campo.

Y en frente, al otro lado del tablero, EEUU tiene a dos grandes potencias, , China y Rusia, que no lo son militarmente, al menos a la altura de los estadounidenses, con muchas desavenencias entre ellos pero con un objetico común: debilitar a EEUU, cada uno con sus tácticas, cada uno con su estilo.

Un escenario cambiante sobre el que girarán estas decimosextas jornadas que continuarán hasta el jueves 19 de abril, que en su segunda jornada abordarán el panorama de las potencias del subcontinente indio; el Cáucaso como punto de encuentro o fractura y el desafío de Rusia y China al orden mundial.