MIL ÓRDENES DE REITRADA AL AÑO

Cs interpelará al Gobierno por cómo combate la plaga de coches abandonados

Cs interpelará al Gobierno por cómo combate la plaga de coches abandonados
Imagen del colapsado depósito de vehículos abandonados de Benzú.
Imagen del colapsado depósito de vehículos abandonados de Benzú.  

El Gobierno de Ceuta, que no ha sido capaz de vaciar el depósito de Benzú, colapsado, y que acumula procesos judiciales y deudas crecientes por su gestión de los coches abandonados, deberá responder la próxima semana en el Pleno a una interpelación de Ciudadanos sobre el tema. La formación naranja quiere saber "qué razones da" para explicar que cada año se registren mil denuncias por abandono o desguace de vehículos en las calles,"qué medidas ha adoptado para prevenir y limitar" esa plaga y si ha adoptado alguna medida "para identificar estos automóviles, su procedencia y quiénes son sus propietarios".

Varga recordará tres acontecimientos recientes: el incendio intencionado de 32 coches cerca del Príncipe, donde hasta servicios municipales han abandonado coches; el de otros cuatro vehículos "en condiciones parecidas y en una zona próxima"; y los destrozos causados en 27 automóviles en el puerto, donde "la acumulación de coches con trazas de abandono hace que quienes llevan a cabo robos y actos vandálicos no distingan entre estos y los vehículos estacionados por sus propietarios al tomar un ferry".

"No es infrecuente ver en calles del centro o de la periferia, vehículos con apariencia de abandono que, en muchos casos, terminan sufriendo un progresivo deterioro y desguace, vehículos cuyo origen se desconoce, que sirven de escondite o refugio y a los que, en ocasiones, con una u otra intención, alguien acaba prendiendo fuego", lamenta Ciudadanos.

Según la formación de Karima Aomar, cada año se emite una media anual de mil órdenes de retirada de vehículos de la calle, casi cinco mil entre 2013 y 2017, pero "o todas se ejecutaron porque, cumplido el plazo y desconociéndose la razón, los coches no se localizaron en el lugar indicado". "Son unas cifras muy elevadas y esos vehículos no siguen el tratamiento exigido para este tipo de residuos, dañan la imagen de la ciudad, suponen conforme se incrementa su deterioro un peligro para vecinos y viandantes y finalmente hay que añadir el riesgo de incendio que suponen", alerta.