Opinión

Editorial

Dejen de poner palos en las ruedas del futuro de Ceuta

Que en sólo unos pocos meses Ceuta pueda ver como por el Tarajal entran y salen mercancías de forma ordenada desterrando el porteo a la categoría de imagen del pasado, aunque vergonzante, bucólica, es un hecho histórico que ni los más optimistas del lugar imaginaron. Es indubitada, incontestable y absolutamente bueno para el futuro desarrollo de la ciudad. Para su estabilidad, su paz y su progreso económico. Las posibilidades que se abren son no diremos que infinitas pero sí enormes para amplios sectores del tejido económico local. Desde la construcción a los abastecimientos pasando por la exportación, los agentes de aduanas, el propio puerto y un largo etcétera que seguramente ahora es incluso difícil de imaginar y en el que es probable que entre, por ejemplo, el notable impacto que la “prosperidad compartida” y por ende la estabilidad da ya, hoy, no el mes que viene a los proyectos tecnológicos que apostaron por instalarse aquí y a los que puedan llegar.

S.J.

El tortazo de Will Smith

Con tantas cosas importantes que ocurren, permítanme la frivolidad de hablar sobre el asunto de moda.